B1 — ORTOREXIA

TRANSCRIPCIÓN: ORTOREXIA

Muchas veces la gente suele llevar sus ideas al límite, adelgazar o comer sano son claros ejemplos y según los médicos esto último puede ser un tipo de trastorno obsesivo que lleva al extremo la idea de una alimentación sana. La persona que padece ortorexia desarrolla un control exhaustivo de los ingredientes de los alimentos y procura ingerir solo comida orgánica, vegetal, no tratada con fertilizantes, sin conservantes, ni grasas saturadas.

Según la Organización Mundial de la Salud, la ortorexia afecta a un 28% de la población de los países desarrollados. Y se cree que este porcentaje aumentará. Este trastorno afecta principalmente a las mujeres, adolescentes y deportistas, sobre todo, quienes practican fisioculturismo. La ortorexia provoca un déficit de grasa, hipotensión y problemas cardiovasculares.

El primer paso es contar las calorías. El siguiente es la demonización de algunos alimentos, como por ejemplo las carnes rojas, los azúcares simples, los lácteos con lactosa o las grasas saturadas, incluso el gluten. Aunque el gluten es una de las principales proteínas del trigo y aporta vitaminas del grupo B y minerales. Es más, no se debería eliminar el gluten de la dieta si la persona no es celíaca o intolerante a él.

Muchas veces las personas que padecen ortorexia usan en exceso suplementos nutricionales, lo que puede llevar a provocar enfermedades como: la osteoporosis, la sobrecarga renal, etc.

La obsesión con las calorías también puede llevar a la alcohorexia (al intento de compensar el exceso de calorías consumidas con el alcohol). La alcohorexia es frecuente sobre todo en mujeres entre 15 y 30 años. Este trastorno lleva al organismo de una persona a un doble deterioro: al alcoholismo y la desnutrición. Además, suele ir acompañado de bulimia. Las consecuencias de todo esto son pérdida de concentración, anemia, daño en órganos vitales y un alto riesgo de muerte.

El consejo que dan los médicos es no obsesionarse con cada caloría y seguir la dieta mediterránea para no acabar un día en el hospital por seguir las modas.

Adaptado del País “Ortorexia: Enfermar por comer demasiado sano